Buscar este blog

domingo, 15 de septiembre de 2013

EL PERIODO DE ADAPTACION
 
 
Es un tiempo en el que el niño/a va elaborando internamente un difícil proceso, en el que va superando los sentimientos que le produce salir de su núcleo familiar, lo conocido, y acercarse al mundo atractivo, pero desconocido que le ofrece la Escuela.
 
La superación de este periodo se convierte así en una conquista personal que solo él y con ayuda de los adultos de referencia puede superar. Sería un error tratar de impedirla, ya que con ello evitaríamos su capacidad de decidir, de crecer, de ser él mismo.
 
Cada niño/a vive su propio proceso, de manera individual. No existe un período de adaptación estándar ni en los comportamientos ni en el tiempo que cada uno necesita. Las conductas más frecuentes suelen ser: tristeza, timidez, rechazo al educador/a y a los otros niños/as, rabietas, llantos al entrar a la Escuela, alteraciones del sueño, de la alimentación, que se aferre a sus objetos personales...
 
Los padres pueden ayudar mucho durante este periodo de adaptación. La actitud de la familia es muy importante de cara a aportar la seguridad y tranquilidad necesarias; puede apoyar al niño/a acompañándole con cariño, comprensión, dedicándole tiempo, hablando con él y haciendo compatible desde la tranquilidad las necesidades existentes en ambos.
 
En los padres también se pueden producir sentimientos de desconfianza ante la separación de sus hijos. Es conveniente aceptar estos sentimientos como naturales y no negarlos, porque son percibidos por el niño y tienen gran influencia.
 
La persona que acompaña al niño/a debe despedirse siempre, procurando que sea una despedida corta, clara y evitando el engaño o el chantaje. Despedirse del niño/a evitará desconfianza y les dará seguridad a la larga, aunque de momento lloren. La despedida puede hacer referencia a cómo será el reencuentro y qué van hacer después juntos.
 
Durante este proceso la familia evitará introducir cambios tales como: quitar el pañal, quitar el chupete, cambios en la alimentación...
 
Escuela y familia deben establecer acuerdos comunes y respetarlos para realizar un proceso claro en el que se evite la confusión.
 
Para ayudar al niño en su proceso, la Escuela escalona los períodos de estancia en el mismo y aumenta progresivamente los tiempos de permanencia en función de los progresos del niño/a y de las posibilidades de la familia.
 
Es fundamental que cada día pueda darse este intercambio de información en la entrada y/o recogida del niño/a, valorando conjuntamente, padres y educadores/as la evolución del proceso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario